Buscar

Rogerescribe

Vosotros leed, que rogerescribe

El olivar

Hoy comparto con vosotros mi cuento favorito de los que he escrito hasta hoy, su intensidad, los escalofríos que me produce leerlo y la historia que relata me parecen lo más sublime que haya salido de mis manos, por lo... Seguir leyendo →

Anuncios
Entrada destacada

Messi: Líder silencioso

El líder silencioso deja que se oigan sus golpes sin mover la mano, sin pedir esfuerzo a las orejas ni a los ojos de los liderados. Sin mediar palabra, agarra un poco de barro y, ante todos, con los brazos... Seguir leyendo →

¡Silencio!

¡Silencio! Te escucho susurrar a diez segundos del alba, cuando mi habitación yace víctima del cuchillazo nochicida de los primeros rayos de luz. Acostumbrado como estoy a tus suaves ronquidos, que ya son las columnas que mantienen mi casa erguida,... Seguir leyendo →

Madera vieja

Cerca de donde Aramaio, pueblo de Álava, pierde de vista sus casas e incluso sus gentes, si uno es atento y sabe ver donde no hay, se revela un camino estrecho y serpenteante. Su historia, como todas las historias que... Seguir leyendo →

Besos falsos

Iba a iniciar este texto con una frase lapidante, una locura surgida de mi más profundo ser, un alegato a la vida y al amor: “Sus besos sabían como el sudor de una lágrima y escocían en los labios como... Seguir leyendo →

Volver

Muerto de miedo ante la tumba de mis antiguos proyectos, vuelvo aquí a arrancar de nuevo, por enésima vez, superados ya algunos llantos y entierros. Supongo que puedo permitirme un poco de margen y exigirme menos… Doscientas palabras cada día,... Seguir leyendo →

El asesino del siglo

Dos guardias en la puerta me parecieron un exceso, Carlos Noguera era un hombre flaco y bajo, su cara era un retrato goyesco, un espanto de ojeras y aparente culpabilidad, no era un tipo peligroso. Todo eso lo pensaba por... Seguir leyendo →

Mi ciudad

Es fría la ciudad, este verso libre y castigado en el que vivo. Los edificios, escarcha puntiaguda y afilada, me miran altivos con su aspecto de bravos soldados, tan dispuestos a quebrar el horizonte con sus espaldas serradas como a... Seguir leyendo →

Lobos

Los lobos, cariño, las patas peludas de los lobos tras la puerta, nuestra muerte se acerca y te quiero. Oigo sus zarpas llamar cansinamente, rasgando la tierra virgen del bosque, sin prisa. Los vencedores y los vencidos ya se conocen... Seguir leyendo →

Te espero

Te espero, echándote de menos antes de que existas... te espero. Lo has de cambiar todo, has de convertir la nada mis horizontes en gemela percepción de mí mismo, como si me hubiera topado con mi espejo y me gustara... Seguir leyendo →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑