Buscar

Rogerescribe

Vosotros leed, que rogerescribe

El olivar

Hoy comparto con vosotros mi cuento favorito de los que he escrito hasta hoy, su intensidad, los escalofríos que me produce leerlo y la historia que relata me parecen lo más sublime que haya salido de mis manos, por lo... Seguir leyendo →

Anuncios
Entrada destacada

El asesino del siglo

Dos guardias en la puerta me parecieron un exceso, Carlos Noguera era un hombre flaco y bajo, su cara era un retrato goyesco, un espanto de ojeras y aparente culpabilidad, no era un tipo peligroso. Todo eso lo pensaba por... Seguir leyendo →

Mi ciudad

Es fría la ciudad, este verso libre y castigado en el que vivo. Los edificios, escarcha puntiaguda y afilada, me miran altivos con su aspecto de bravos soldados, tan dispuestos a quebrar el horizonte con sus espaldas serradas como a... Seguir leyendo →

Lobos

Los lobos, cariño, las patas peludas de los lobos tras la puerta, nuestra muerte se acerca y te quiero. Oigo sus zarpas llamar cansinamente, rasgando la tierra virgen del bosque, sin prisa. Los vencedores y los vencidos ya se conocen... Seguir leyendo →

Te espero

Te espero, echándote de menos antes de que existas... te espero. Lo has de cambiar todo, has de convertir la nada mis horizontes en gemela percepción de mí mismo, como si me hubiera topado con mi espejo y me gustara... Seguir leyendo →

barcelona, 17 de agosto

Barcelona, 17 de agosto. Hoy no pude dormir…    hoy que tantos duermen para siempre, hoy que, víctimas de una feroz mentira,  los siervos del miedo tejieron sus redes.  Hoy que la paz murió de por vida…    Veo árboles... Seguir leyendo →

Preparando mi primer poemario

Buenos días, tras una irregularidad en cuanto a publicaciones, quiero comunicaros algo que a mi parecer es una buena noticia.  Supongo que nadie lo habrá notado, pero he estado borrando muchos de mis poemas de la página, los que considero... Seguir leyendo →

Trabajo

¿Para qué trabajo? Me gustaría saber la respuesta. No hablo del trabajo de escribir, que me hace feliz y me completa como hombre y como espíritu caído de algún mueble celestial (o infernal, quién sabe). No me considero un bicho... Seguir leyendo →

La noria y tus ojos

—¿Subiste a la noria? — Claro. — Yo, con mi vértigo… me volvería loco ahí arriba. Aunque, aun así, subiría. — Qué cobarde. — El cobarde no es el que tiene miedo, es el que se deja vencer por él.... Seguir leyendo →

Cerebro bonito

Si te sintiera y solo eso... pero también te pienso y me suscribo a tus razones, compungido por tu mente, por tus ideas y tus gestos. Te amo con el corazón y el hígado, sí, pero también desde la inteligencia,... Seguir leyendo →

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑