Sin moraleja,

los políticos dejan

caer su cuento.

Anuncios