Mi mano está apoyada en las maderas del muelle

y tú existes en la luna enorme,

que se enmarca en el horizonte,

infinito y negro,

oscuro tapiz de la noche.

Como los peces que nadan bajo el agua transparente,

yo navego por el océano del pensamiento,

buscándote,

naufragando siempre en las constelaciones del odio.

La desesperación me abate,

como las olas que golpean las rocas.

Pero el barco blanco y azul del sueño combate con la marea,

y parte lejos,

hacia la única estrella que no se refleja en este mar,

la que no puedo alcanzar desde la costa.

 

Imagen extraída de: http://imagenesdepaisajesnaturales.net/escoge-las-fotos-de-estrellas-en-el-cielo-que-mas-te-gustan/

Anuncios