Es posible que esto se convierta en una constante, expresar aquí lo que siento desde que publiqué el libro. Espero que disculpen la obscenidad de enseñar mis pensamientos y sentimientos.

Mi libro (parte 2)

Resulta trágico ver que, tras cumplir un sueño, todo sigue igual. En mi cama, la misma luz de siempre ilumina la misma cama mustia, la misma tranquilidad irritante y aburrida, esta muerte en vida continúa, quién sabe hasta cuándo. Es como si el mundo tuviera que romper a aplaudir en cualquier momento, miro a la gente por la calle imaginando decirles: “Buenas, soy escritor ¿Quiere leerme?”. Mientras, mis referentes, Elvira Sastre y Andrea Valbuena llenan teatros en Argentina, un chico se estremece ante la contemplación de sus potenciales fracasos. Esta agonía perpetua, este no saber qué va a pasar mañana con este libro, si lo leerá alguien y sentirá algo o quedará en un olvido que se lleve mi alma para siempre. Entiendo perfectamente al Roger de hace casi un año, que temblaba ante la idea de publicar, ahora ya no tiemblo, me he lanzado a la piscina y sigo cayendo… espero que haya agua ahí abajo.

Anuncios