Buscar

Rogerescribe

Vosotros leed, que rogerescribe

Categoría

Cuentos

Chantaje

Golpeé la barra del bar para desperezarme. Ya no era de noche, había dormido una hora y lo que tenía enfrente no era una cerveza sino un café. Busqué mi mochila de nuevo, ahí estaba, como las últimas diez veces. En esta... Seguir leyendo →

Retrato de mujer con perrito

El jueves por la tarde, puntual como una puñalada, cierra la vieja puerta de madera verde,  tan agrietada como su mano diestra. Teme que, cuando vuelva, esos dedos ya no tengan fuerza para abrir su casa y quede vagabunda y... Seguir leyendo →

Martin Cappa

Aún me palpitaba la mano. En los nudillos inflamados sentía el latir de la sangre, punzadas hirientes que estaban acabando con mi paciencia. El hielo aliviaba, pero no solucionaba nada. Robert me miraba con una sonrisa socarrona y me servía... Seguir leyendo →

¡Silencio!

¡Silencio! Te escucho susurrar a diez segundos del alba, cuando mi habitación yace víctima del cuchillazo nochicida de los primeros rayos de luz. Acostumbrado como estoy a tus suaves ronquidos, que ya son las columnas que mantienen mi casa erguida,... Seguir leyendo →

Madera vieja

Cerca de donde Aramaio, pueblo de Álava, pierde de vista sus casas e incluso sus gentes, si uno es atento y sabe ver donde no hay, se revela un camino estrecho y serpenteante. Su historia, como todas las historias que... Seguir leyendo →

El asesino del siglo

Dos guardias en la puerta me parecieron un exceso, Carlos Noguera era un hombre flaco y bajo, su cara era un retrato goyesco, un espanto de ojeras y aparente culpabilidad, no era un tipo peligroso. Todo eso lo pensaba por... Seguir leyendo →

Lobos

Los lobos, cariño, las patas peludas de los lobos tras la puerta, nuestra muerte se acerca y te quiero. Oigo sus zarpas llamar cansinamente, rasgando la tierra virgen del bosque, sin prisa. Los vencedores y los vencidos ya se conocen... Seguir leyendo →

Una verdad a simple vista

Javier recogió su alma del suelo, se volteó y salió del parque donde tantas veces fue feliz con ella. El mismo árbol que en tantas ocasiones le pareció que sonreía, hoy lloraba con una evidencia tan clara, que le resultaba... Seguir leyendo →

Eso era amor (relato erótico para bibliófilos)

Dedicado a los libros de papel y hueso   Cerró los párpados y salió de casa como quien, sonámbulo, busca entre sus sueños el destino que Morfeo le ha preparado. ¿Cuántas calles cruzó? nunca lo supo. Pero encontró su olor,... Seguir leyendo →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑