Buscar

Rogerescribe

Vosotros leed, que rogerescribe

Categoría

prosas poéticas

Trabajo

¿Para qué trabajo? Me gustaría saber la respuesta. No hablo del trabajo de escribir, que me hace feliz y me completa como hombre y como espíritu caído de algún mueble celestial (o infernal, quién sabe). No me considero un bicho... Seguir leyendo →

La noria y tus ojos

—¿Subiste a la noria? — Claro. — Yo, con mi vértigo… me volvería loco ahí arriba. Aunque, aun así, subiría. — Qué cobarde. — El cobarde no es el que tiene miedo, es el que se deja vencer por él.... Seguir leyendo →

Cerebro bonito

Si te sintiera y solo eso... pero también te pienso y me suscribo a tus razones, compungido por tu mente, por tus ideas y tus gestos. Te amo con el corazón y el hígado, sí, pero también desde la inteligencia,... Seguir leyendo →

Enamorados de sus espejos

“El amor es entrega.” Deepak Chopra   No se miran, víctimas de un espejo perpetuo que cuelga sobre sus párpados. Su cuerpo moreno y tan poco rudimentario, tan lleno de bultos convenientes (ella en el busto y él en los... Seguir leyendo →

Señalar lo evidente

Hoy escribo sobre una obviedad tan evidente, tan innecesaria y tangible que hasta me avergüenzo de gastar mis dedos en un quehacer tan sencillo. Lejos de toda intención de llenar de muebles el cielo, de contagiar esperanzas a los más... Seguir leyendo →

Escocia

Devuélvemela. Solo eso. No te quedes con ella, enamorándola con tus verdes espaldas, tus rocas vestidas de musgo suave, tus antiguas batallas perdidas en la memoria de los tiempos...  Haz que vuelva a acercarse a mis fronteras, el metro y... Seguir leyendo →

Adiós antigua coraza

Se fue, no la encuentro, ya no está. Mi muralla, las gruesas paredes con que me protegía de las maldades del mundo... ha desaparecido...  Me la quité para amar, para querer, para enamorarme hasta los tuétanos. Recogí una a una... Seguir leyendo →

La longitud de tus vientos (o Patri(ci)a)

Siempre me sedujo la idea de vivir en Grecia o Italia, incluso en algunos pueblos de España, en los que unas pequeñas y encantadoras casas blancas dan la bienvenida a un mar de infinitos reflejos. Como esculpidas en las piedras... Seguir leyendo →

Amor y daga

​Hay noches en que uno duerme mal, con los ojos vueltos del revés y las piernas dobladas a la inversa, en un ángulo terrible. Me las paso despierto, mirando los crucigramas que mi cerebro dibuja en el techo, resolviendo dos... Seguir leyendo →

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑