Buscar

Rogerescribe

Vosotros leed, que rogerescribe

Enamorados de sus espejos

“El amor es entrega.” Deepak Chopra   No se miran, víctimas de un espejo perpetuo que cuelga sobre sus párpados. Su cuerpo moreno y tan poco rudimentario, tan lleno de bultos convenientes (ella en el busto y él en los... Seguir leyendo →

Anuncios

En venta

"Se venden heridas de segundo corazón"

El fracaso del deporte

Aunque voy a hablar de una característica que debiera estar en todos los deportes, me referiré al futbol como gran damnificado en lo que aquí expongo. Estos días es común la comparativa entre dos estrellas del fútbol como son Leo... Seguir leyendo →

Ser escritor

A veces me pegunto cuánto me define esto que hago: escribir. Cuánto ha cambiado mi vida... Sé que no es tan simple, o de eso intento convencerme, pero creo que, si no hubiera hallado la escritura, estaría literalmente muerto (y... Seguir leyendo →

Señalar lo evidente

Hoy escribo sobre una obviedad tan evidente, tan innecesaria y tangible que hasta me avergüenzo de gastar mis dedos en un quehacer tan sencillo. Lejos de toda intención de llenar de muebles el cielo, de contagiar esperanzas a los más... Seguir leyendo →

Nuevo proyecto

He estado ausente unos días porque estoy preparando la composición de mi primera novela. Iré compartiendo fragmentos. Así se inicia:  "Por aquel entonces, mi vida solo tenía dos preocupaciones: encontrar tabaco y que no me pillaran fumando. Así sucedían las... Seguir leyendo →

Escocia

Devuélvemela. Solo eso. No te quedes con ella, enamorándola con tus verdes espaldas, tus rocas vestidas de musgo suave, tus antiguas batallas perdidas en la memoria de los tiempos...  Haz que vuelva a acercarse a mis fronteras, el metro y... Seguir leyendo →

Una verdad a simple vista

Javier recogió su alma del suelo, se volteó y salió del parque donde tantas veces fue feliz con ella. El mismo árbol que en tantas ocasiones le pareció que sonreía, hoy lloraba con una evidencia tan clara, que le resultaba... Seguir leyendo →

Adiós antigua coraza

Se fue, no la encuentro, ya no está. Mi muralla, las gruesas paredes con que me protegía de las maldades del mundo... ha desaparecido...  Me la quité para amar, para querer, para enamorarme hasta los tuétanos. Recogí una a una... Seguir leyendo →

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑