Es fría la ciudad, este verso libre y castigado en el que vivo. Los edificios, escarcha puntiaguda y afilada, me miran altivos con su aspecto de bravos soldados, tan dispuestos a quebrar el horizonte con sus espaldas serradas como a... Seguir leyendo →