Buscar

Rogerescribe

Vosotros leed, que rogerescribe

Autor

rogerescribe

Mi libro (2)

Es posible que esto se convierta en una constante, expresar aquí lo que siento desde que publiqué el libro. Espero que disculpen la obscenidad de enseñar mis pensamientos y sentimientos. Mi libro (parte 2) Resulta trágico ver que, tras cumplir... Seguir leyendo →

Anuncios

Mi libro

Hoy ha llegado mi libro, por fin, y es lo más bonito que visto en mi vida. Una recopilación de mis mejores poemas, que amo y temo con todas mis fuerzas. Si alguno de mis seguidores está interesado iré informando... Seguir leyendo →

La secta del trabajo

Obedecer, ese es el principal propósito, crecer y obedecer. Ingredientes concretos y cuantificados de amor y miedo para conseguir la fórmula esclavizante. Debería estar prohibido trabajar sin ser feliz, por lo menos hasta que podamos disminuir los horarios ¿Cuánto tiempo... Seguir leyendo →

Mi demonio

No voy a caer de nuevo, el oficio ya me es conocido, sé cuando viene el demonio a decirme que deje de escribir, ya lo oigo en mi oreja rezando sus oraciones. Me dice que no sirvo, que lo deje... Seguir leyendo →

Encontrar el amor (tutorial)

Según me han dicho, la cosa funciona como sigue: El principal dato y más importante es que hay muchos peces en el río. No sé dónde está el río del que me hablan y, sobre todo, no sé para qué... Seguir leyendo →

LLeig (feo)

Hoy conviene aclarar ciertas cosas: Este poema lo escribí en catalán y no quise publicarlo en su día porque la mayoría de los que me siguen no entienden mi idioma paterno. No suelo escribir en catalán, pero cuando lo hago... Seguir leyendo →

Hoy no

Hoy no, poesía, no aparezcas en estos ojos, ni en aquellos, te lo imploro. Hoy vete a dormir con las sirenas y las lamias. Muere en los brazos de quien quieras pero no vengas a resucitar aquí, no en mis... Seguir leyendo →

A la poesía, en su día

Mi tercera hermana y abuela, mi segunda madre. Si quiero saber qué soy, cómo estoy, qué dedo del pie me duele esta mañana, me pongo a escribir un poema. Yo aprendí a vestirme de veras a los catorce años, cuando... Seguir leyendo →

Martes y autobuses

Hoy, un martes cualquiera, a la intempestiva hora en que me recojo. Escondido en un asiento de autobús oscuro como el cabello de una tormenta, arrugado mi esqueleto en acordeón siniestra, rodillas en ristre con función de mesa inmóvil contra... Seguir leyendo →

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑